Colaborando se aprende mejor

La historia de los antecedentes del trabajo grupal en centros de enseñanza revela que uno de los métodos que con mayor frecuencia se aplicaban en la práctica  pedagógica, a través de todo el siglo XX fue el “Método de Aprendizaje Colaborativo”.

El filósofo norteamericano John Dewey quién escribió las obras “Escuela y sociedad” en 1899; “Cómo pensamos” en 1909 y “Democracia y Educación” en 1916, elaboró un proyecto metodológico de instrucción, en el que se promueve el uso de los grupos de aprendizaje colaborativo, y del que se deriva la comprensión del individuo como un “órgano” de la sociedad, que necesita ser preparado con la finalidad de aportar.  Dewey revoluciona la educación e introduce la experiencia como parte de ella, lo social ocupa un lugar relevante, sentando las bases para la creación de una “escuela activa”, de la misma forma que recalca la importancia de la “cooperación” frente al “individualismo”, la “creatividad” frente a la “pasividad” y el “trabajo manual” frente a las “asignaturas”, otro aspecto importante lo asigna a los libros de texto, que les confiere sólo la función de consulta.

Estas ideas de Dewey influyeron en otros pedagogos y es considerado el verdadero creador de la llamada “Escuela Activa”, que serviría de estímulo a la creación del “Plan Dalton”, el “Método de Cousinet” y su famoso “Método de Proyectos”. El “Método de Aprendizaje Colaborativo” es por lógica, la continuidad de la concepción del aprendizaje activo que se arraigó en los Estados Unidos en toda esta etapa; pero redimensionado a partir de los resultados de los experimentos clásicos de la psicología social acerca de las estructuras grupales competitivas, colaborativas y cooperativas.

En los años setenta la investigación y práctica de los métodos cooperativos experimentan gran importancia, continúa evolucionando la teoría y aplicación de las técnicas cooperativas en el ámbito escolar sobre todo en Estados Unidos y Canadá. Actualmente se desarrolla y aplica esta metodología con sus características más esenciales en Israel, Holanda, Noruega e Inglaterra y se va extendiendo hacia países europeos como Italia, Suecia y España entre otros. Los aportes del “Método de Aprendizaje Colaborativo”, han sido retomados a partir de la década de los años 90 en diferentes niveles de enseñanza y se destacan como partidarios de sus premisas: E. Cohen y D. M. Evans en EE. UU; T. Ryoko y Y. Kobayashi en Japón; A. Álvarez en España y Ramón Ferreiro Gravié en Cuba.

Según Johnson y Johnson, (1998). el aprendizaje colaborativo es “…un sistema de interacciones cuidadosamente diseñado que organiza e induce la influencia recíproca entre los integrantes de un equipo”. Es por ello que este modelo se desarrolla por medio de un proceso gradual y dinámico en el que cada miembro se siente mutuamente comprometidos con el aprendizaje de los demás generando una interdependencia positiva que no implique competencia, construcción particular y colectiva del conocimiento y el fomento de métodos de trabajos grupales caracterizados por la interacción y el aporte de todos. Así mismo, implica compartir la autoridad, aceptar la responsabilidad y el punto de vista del otro, a construir consenso con los demás y a poner en común estilos de aprendizajes diversos.

Así mismo Gros, (2000), para trabajar en colaboración es necesario compartir experiencias y conocimientos como tener una clara meta grupal. Por lo que se propone aprender sólo puede conseguirse si el trabajo del grupo es realizado en cooperación. Es el grupo el que decide cómo realizar la tarea, qué procedimientos adoptar, cómo dividir el trabajo, las tareas a realizar y qué propósitos pretenden obtener. Son los participantes quienes deben trabajar en implicarse activamente junto con otros compañeros con el fin de conseguir un objetivo común como maximizar sus aprendizajes para potenciar sus procesos cognoscitivos como sus capacidades, al tiempo que ayudan al resto de sus compañeros en un ambiente estimulante, eriquecedor y motivante.

En este sentido según Panitz, (1998), el aprendizaje colaborativo representa una teoría y un conjunto de estrategias metodológicas que surgen del nuevo enfoque de la educación, donde el trabajo cooperativo en grupo es un componente esencial en las actividades de enseñanza-aprendizaje. Por lo que el aprendizaje colaborativo es considerado una filosofía de interacción y una estilo de trabajo que relaciona, tanto el desarrollo de conocimientos y habilidades individuales, respuestas y destrezas como el desarrollo de actitudes proactivas de autovaloración, autonomía personal como participación social a partir de las contribuciones que surgen de este proceso interactivo entre las personas. Tambien está fundamentado en la teoría constructivista, el conocimiento es descubierto por los alumnos, reconstruido mediante los conceptos que puedan relacionarse y expandido a través de nuevas experiencias de aprendizaje logrando enfatizar la participación activa del estudiante en el proceso porque el aprendizaje surge de transacciones entre todos los involucrados (animadores, participantes, ambiente).

Por su parte,  Ortiz (2011) sostiene que la materialización del trabajo colaborativo exige la implementación de acciones pedagógicas en diversos ámbitos de la actividad docente orientadas por propósitos de aprendizajes comunes. Es por ello que el aprendizaje colaborativo implica observar y sistematizar experiencias en todos los momentos de las actividades y de los recursos implicados. A través de las acciones pedagógicas para el aprendizaje cooperativo se pueden puntualizar los suguientes aspectos:

  1. Especificar con claridad los propósitos del curso y la lección en particular.
  2. Tomar ciertas decisiones respecto a la forma en que se ubicará a los alumnos en grupos de aprendizaje previamente a que se produzca la enseñanza.
  3. Explicar con claridad a los estudiantes la tarea y la estructura de la meta.
  4. Monitorear la efectividad de los grupos de aprendizaje cooperativo e intervenir para promover asistencia en las tareas, responder preguntas, enseñar habilidades e incrementar las habilidades interpersonales del grupo.
  5. Evaluar el nivel del logro de los estudiantes y ayudarles a discutir que tan bien colaboraron los unos con los otros.

Para Ferreiro, (2000), no sólo el compañero que aprende se beneficia de la experiencia, sino también el que explica el contenido o procedimiento alcanza una comprensión más profunda y significativa del mismo. En tal sentido, la escuela debe preocuparse cada vez más por enseñar a los alumnos a participar y relacionarse el uso de actividades colaborativas en clase, especialmente en el caso de cursos con estudiantes que presentan niveles dispares de desarrollo porque es una estrategia válida para aprovechar el potencial del aprendizaje entre compañeros si se implementan estrategias de organización y seguimientos apropiadas.

A continuación, se presentan los siguientes principios de aprendizaje colaborativo (corredor, 2003) que constituyen un marco orientador para que un grupo de trabajo pueda desempeñarse de manera eficaz, constituyéndose en una instancia que muestre que los esfuerzos conjuntos pueden ser más fructíferos que los individuales y los competitivos:

Principio de interdependencia positiva. 

A juicio de Coll, Mauri, Onrubia (2006) que los participantes en grupos colaborativos obtienen resultados que superan la capacidad individual. sin embargo, para que ello sea posible tienen a lo menos dos responsabilidades: realizar bien su propia tarea y asegurarse que todos los miembros del grupo también lo hagan. en tal caso, el estudiante necesita aprender a conocer y valorar la interdependencia con los demás.

Se puede afirmar que constituye la base sobre la que sustenta el aprendizaje colaborativo. este incluye las condiciones de organización y de funcionamiento que deben darse al interior del grupo. los miembros del grupo necesitan tener claro que sus esfuerzos los benefician igualmente tanto individual como grupalmente. la interdependencia positiva crea compromiso con la propia superación y la de las otras personas e incide en la motivación de cada uno de los participantes por entregar lo mejor de sí en el cumplimiento de la tarea conjunta.

El docente promueve la interdependencia positiva al hacer que los estudiantes realicen tareas comunes y al pedirles que den cuenta de su labor en forma individual y grupal. si se desea que los estudiantes disfruten trabajando en grupos colaborativos, es necesario que sientan que sus esfuerzos son apreciados y que se les respeta como individuos; esto implica que el esfuerzo que hace un estudiante por aprender y estimular el aprendizaje de los demás es observado, reconocido y valorado.

Principio de interacción estimuladora.

Según jhonson y jhonson (1999) la interacción estimuladora se caracteriza por otorgar al otro ayuda efectiva y eficaz; intercambiar recursos materiales o de información; proporcionar al otro realimentación para que pueda mejorar su desempeño; desafiar las conclusiones del otro y razonar para favorecer una toma de decisiones de mayor calidad y una mayor comprensión de los problemas; promover el esfuerzo para alcanzar objetivos mutuos; influir en los esfuerzos del otro para alcanzar objetivos grupales; interactuar confiada y confiablemente; esforzarse por el beneficio mutuo y mantener un nivel de entusiasmo armónico, caracterizado por un bajo nivel de ansiedad y estrés.

El segundo principio se relaciona con facilitar el éxito del otro por parte de los propios integrantes del grupo, en este caso la idea es promover la relación presencial, cara a cara. la participación de todos es importante, por lo que no hay lugar para las actitudes y comportamiento que puedan generar descalificaciones o demérito a los demás. los integrantes de un grupo que cumplen con este principio no deberían presentar niveles de ansiedad y tensión, ya que se promueve la idea que cada uno es necesario para los demás y todos son importantes.

Los estudiantes deben realizar juntos una labor en la que cada uno promueva el éxito del otro, compartiendo los recursos existentes de una manera eficaz y eficiente, ayudándose tanto en lo académico como en lo personal, por ejemplo, explicando al otro lo que sabe y respaldándose en su empeño por aprender.

Principio de habilidades interpersonales y de equipo. 

Las habilidades sociales son necesarias para un desempeño personal asertivo y para el éxito del trabajo colaborativo. estas no aparecen mágicamente, son el producto de un aprendizaje en el que la mediación de los adultos es muy relevante, en este caso los modelos de comportamiento social que se propician en los centros educativos resultan claves para que se desarrollen una u otras habilidades. es pues necesario cultivar y validar comportamientos que colaboren en la cristalización de las habilidades indispensables para generar interacciones interpersonales positivas y generadores de ambientes sanos y productivos; las habilidades necesitan un proceso de aprendizaje hasta que se conviertan en hábitos; se sabe que es mejor si se enseñan desde muy temprana edad.

Considerando lo expuesto, se dice que el aprendizaje colaborativo es más complejo que el competitivo o el individualista, porque requiere que se manejen o aprendan prácticas como: comunicarse asertivamente, saber tomar decisiones, tener claridad de cómo ejercer la dirección, cómo crear un clima de confianza, manejar conflictos e implicarse en controversias que sean fructíferas para los participantes.

El aprendizaje de las habilidades interpersonales requieren ser trabajadas a partir del conocimiento que se tiene de los estudiantes, estas se puede clasificar de acuerdo al nivel de complejidad para operar con ellas, por ejemplo, es mucho más complejo manejar asertivamente situaciones de conflicto, que comunicar claramente una información.

Principio de responsabilidad individual y grupal.

La labor personal es la plataforma sobre la que se construye el conocimiento, por lo tanto, no compite con el trabajo en grupo, es más, aquello que el estudiante realiza en grupo puede y debe expresarlo en forma individual.

El objetivo del colectivo de aprendizaje colaborativo es fortalecer a cada uno de sus miembros; es decir, los alumnos aprenden juntos para poder luego desempeñarse mejor como personas. necesariamente cada miembro del grupo debe asumir la responsabilidad y comprometer a los demás para que realicen un

Generalmente es posible observar estudiantes que por uno u otro hecho no realizan su labor, entonces el docente debe buscar estrategias que le permitan asegurar la participación de todos en la tarea, para lo cual lo primero por hacer es identificar las causas que provocan las trabas. en tal sentido, la evaluación formativa y la retroalimentación permanente son un potente mecanismo para mejorar el trabajo conjunto.

El principio del procesamiento grupal.

Este principio corresponde a una especie de seguimiento que compete a la reflexión que lleva a cabo el grupo de forma permanente y sistemática a fin de identificar qué acciones resultaron útiles, cuáles no se realizaron o se hicieron de manera incorrecta y cuáles definitivamente no fueron las apropiadas para realizar la tarea.

La idea es que los miembros del grupo evalúen en forma sistemática el nivel de cumplimiento de sus metas, a fin de tomar medidas de retroalimentación oportuna del proceso. al respecto es recomendable organizar algunas actividades que permitan comprobar que el grupo está realizando su procesamiento grupal, por ejemplo: un día sin previo aviso se les pregunta individualmente que enumeren las actividades que han modificado, las que han conservado y las nuevas que han propuesto después de una evaluación grupal. todos los integrantes deberían responder de igual manera si efectivamente han realizado el procesamiento grupal.

El aprendizaje colaborativo es una técnica didáctica que promueve el aprendizaje centrado en el alumno basando el trabajo en pequeños grupos, donde los estudiantes con diferentes niveles de habilidad utilizan una variedad de actividades de aprendizaje para mejorar su entendimiento sobre una materia. Cada miembro del grupo de trabajo es responsable no solo de su aprendizaje, sino de ayudar a sus compañeros a aprender, creando con ello una atmósfera de logro. Los estudiantes trabajan en una tarea hasta que los miembros del grupo la han completado exitosamente. El aprendizaje colaborativo puede abordarse desde la perspectiva del enfoque constructivista social, cuya premisa central es que el aprendizaje es una experiencia de carácter fundamentalmente social, donde el lenguaje es la herramienta base para mediar tanto en la relación profesor-alumno, como en la relación entre compañeros (Barros & Verdejo, 2001).

Tomando en cuenta los expuesto anteriormente se plantean una aproximación a lo que pueden constituirse como objetivos del Aprendizaje Cooperativo, no sin antes dejar por sentado que la flexibilidad, pertinencia, adecuación y gradualidad pueden contribuir a la realización de las metas de la persona y del grupo. Estos son a continuación:

1.- Distribuir adecuadamente el éxito para proporcionarle el nivel motivacional

necesario para activar el aprendizaje.

2.- Superar la interacción discriminatoria proporcionado experiencia de similar

estatus, requisito para superar los prejuicios.

3.- Favorecer el establecimientos de relación de amistad, aceptación y cooperación

necesario para superar prejuicios y desarrollar la tolerancia.

4.- Favorecer una actitud más activa ante el aprendizaje.

5.- Incrementar el sentido de la responsabilidad

6.- Desarrollar la capacidad de cooperación

7.- Desarrolla r las capacidades de comunicación

8.- Desarrollar las competencias intelectuales y profesionales

9.- Favorecer el proceso de crecimiento del alumno y del profesor

Para conseguir los objetivos en el aprendizaje colaborativo es necesario que el profesorado se esfuerse por desempeñar un rol de motivador que posibilitemla ayuda al alumnado a madurar; a expresarse, a comunicarse, a negociar significados, a tomar decisiones y a resolver problemas zafándose progresivamente de la excesiva dependencia de las figuras de referencia empezando por la del propio docente.

Llegado a este punto, se puede concluir que el hecho de promover actividades de trabajo grupal en clases aumenta notablemente la posibilidad de que los estudiantes se congreguen más allá del aula para continuar realizando actividades de estudio conjunto. A continuación se plantean algunas propuesta para motivar su implementación:

  • En el aprendizaje colaborativo, cada participante es responsable de su propio aprendizaje, pero también deben serlo de sus pares. en tal sentido, esta modalidad de aprendizaje puede entenderse como una estrategia intencionada, basada en diversas metodologías educativas realizadas en grupo, que propician aprendizaje específicos, pero que además, implican el desarrollo de habilidades cognitivas y socioemocionales.
  • Para la formación de los grupos de trabajo colaborativo es conveniente verificar que los elementos básicos que constituyen un grupo de esta naturaleza estén claramente estructurados en cada sesión. sólo de esta manera se puede lograr que se produzca tanto el aporte conjunto, como una estrecha relación entre la colaboración y los resultados.
  • En las situaciones cooperativas, las personas buscan resultados beneficiosos para sí mismas y para los otros integrantes de sus grupos. El aprendizaje cooperativo es entonces utilizar en la educación grupos pequeños donde los alumnos trabajan juntos para mejorar su propio aprendizaje y el de los demás. Los alumnos además sienten que pueden alcanzar sus objetivos de aprendizaje sólo si los demás integrantes de su grupo también lo alcanzan.
  • Los esfuerzos cooperativos, Deutsch (1962) en Johnson y Johnson (1999), dan como resultado que los participantes reconozcan que todos los integrantes del grupo comparten un destino común. (“nos salvamos juntos o nos hundimos juntos”), para que todos obtengan crédito del esfuerzo de cada uno (“tus esfuerzos me benefician y mi esfuerzo te beneficia”), reconozcan que el desempeño de cada uno es provocado mutuamente por uno mismo y sus compañeros (“en la unión está la fuerza”) y se sientan felices y orgullosos por los logros de cualquier integrante del grupo.

luz-rodeadaluz-rodeada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s