TAREAS DESDE EL HOGAR HACIA LA ESCUELA

home-maintenance-av120106_cah297

Los hijos son un reflejo de los padres, pues a través del ejemplo de éstos, aquéllos van aprendiendo los hábitos que los distinguirán de los demás y los marcarán, a la vez, en forma positiva o negativa. Además, tengamos en cuenta que, en este aspecto, de nada sirve que los padres pregonemos e inculquemos un sinnúmero de hábitos si nosotros mismos no los ponemos en práctica en el hogar.

Resulta incongruente que los padres les exijamos a los hijos que adopten como suyos hábitos tales como la puntualidad, la limpieza y el orden, si nosotros no somos capaces de ponerles el ejemplo cuando se dan cuenta de que llegamos tarde al trabajo, que no contribuimos a mantener la higiene de la casa y que, al terminar de bañarnos, dejamos la ropa sucia y la toalla regadas en el suelo.

Al mismo tiempo, no tendríamos autoridad moral para exigirles que incorporen a sus virtudes valores tales como el respeto, el servicio y la honestidad, sin el hogar presenciaran escenas de violencia entre los padres, si no percibieran muestras de apoyo mutuo entre éstos o si fueran testigos de cómo uno o los dos progenitores mienten continuamente por cualquier razón, por pequeña que ésta sea.

Un aspecto muy importante en la educación integral de los niños es enseñarles a que asuman responsabilidades a medida que crecen. Esto no solo les ayudará a ser más disciplinados y les enseñará a seguir las normas sino que también contribuirá a que ganen en autoayuda, autonomía y participación social.

Una forma muy sencilla y práctica de inculcarles el sentido de la responsabilidad consiste en hacerles partícipes de las tareas del hogar mediante la consolidación de los hábitos. Si se logra fomentar eficientemente los hábitos en el hogar se podrán tener excelentes expectativas en el desarrollo de los hábitos de estudio.

Los Hábitos.

Los hábitos son un conjunto de costumbres, de prácticas que se forman, en general, cuando una persona hace algo de la misma manera y en el mismo lugar una y otra vez hasta que lo realiza automáticamente sin esfuerzo o planeación.

los hábitos como los valores se adquieren y aprenden exclusivamente en el hogar, con los padres como guías, ejemplos y modelos. La escuela funciona, en ocasiones, como un valioso apoyo para reforzar todo lo positivo que se asimila en casa, mas nunca es la responsable del buen o mal comportamiento de los hijos, ya que los cimientos de su formación provienen de las enseñanzas que asimilaron, en su momento, en el hogar.

Se inician:

  • En los primeros años de nuestra vida.
  • Durante la primera infancia se establecen, desarrollan y fijan los hábitos que tendremos el resto de nuestra vida.
  • La conducción y estímulos que como padres y madres ofrezcamos a nuestros hijoas les ayudarán a descubrir y crear sus valores y hábitos que, a la larga, servirán para saber cómo deben actuar y lo que desean hacer. 

Los niños y adolescentes de hoy en día tienen acceso a innumerables midios de entretenimiento y juegos electrónicos que les inniven y absrven en terminos de tiempo e interés. Es por ello que a la hora de formar hábitos es necesario inducirles por medio de actitudes y decisiones sobre las consecuencias de sus acciones. Si se quiere formar en términos de hábitos en el hogar se hace necesario establecer que la realización de sus responsabilidades, propias y del entorno, sería la dedicación a otras actividades relacionadas con juegos o momentos de esparcimiento.

Los responsables en la formación de hábitos

La familia es un elemento clave en el desarrollo de actitudes, destrezas y aptitudes de sus hijos. Padres y madres son los primeros responsables de establecer reglas dentro y fuera del hogar, que a la larga se convertirán en hábitos. Para lograr las metas en la formación de hábitos es esencial mantener una buena comunicación con la pareja y con los hijos.

La responsabilidad es el cumplimiento voluntario de las reglas de conducta establecidas por la familia hacia sus hijos en el hogar, o en el ámbito escolar, es un factor de vital importancia porque en la medida en que los niños son responsables, es más fácil el aprendizaje y la consolidación de los hábitos

Tipos de hábitos

Todos los hábitos son importantes. Algunos de los fundamentales son:

  • PERSONALES: Autonomía personal, alimentación, higiene, descanso…
  • ESCOLARES: Prestar atención, mostrar cuidado en los materiales de trabajo, tener motivación hacia la actividad escolar, hábitos de estudio, etc…
  • SOCIALES: Saludar a gente, respetar las normas básicas de la comunicación verbal, pedir ayuda, hacer frente al miedo, la tristeza, la ira, etc…

Beneficios de involucrar a los niños y adolescentes en las tareas del hogar.

1.- Desarrollo de habilidades motoras. Hacer la cama. Ordenar los juguetes. Vestirse o poner la mesa son ejercicios que estimulan el movimiento de agarre como sujeción de objetos, el equilibrio, la direccionalidad y la coordinación motriz.

2.- Proporciona  de la capacidad de colaboración. Cuando los niños y adolescentes se sienten involucrados en las acciones en el hogar, esta situación conlleva la sensación de participación en medio del grupo familiar. Es así el trabajo en equipo hace posible la colaboración y cooperación valores cuyo simiente se da en la familia y se proyecta en cada ámbito de participación.

3.- Incentiva la seguridad en sí mismo. Si los padres piden la colaboración de sus hijos en las labores en el hogar, entonces hacen posible la autovaloración, confianza, seguridad en sí mismo y responsabilidad.

4.- Promueve el sentido de organización. Si la participación de la persona desde temprana edad entonces se hace posible que sean más organizados en edades posteriores. Esta afirmación demuestra que la persona puede obtener mejores progresos en los ámbitos escolares, laborales y comunitarios.

5.- Fomenta el establecimiento de hábitos. Los hábitos son preponderantes en la vida de los niños y adolescentes ya que no solo les permiten organizarse mejor sino que también les hacen sentir más seguros. También, se ha encontrado que los pequeños que desarrollan hábitos en el hogar suelen tener un mejor rendimiento académico ya que tienden a tener un mayor progreso de su pensamiento lógico. En consecuencia, colaborar en el hogar es una forma de educarles a crear hábitos integrales.

Claves para la participación de los niños y adolescentes en las tareas cotidianas en el hogar.

Enseñarles cómo se hace, después por qué se hace. La explicación adecuada es un punto de partida que debe preceder a la acción modelada por el adulto. “No se exija al otro lo que tu no haces”.

La paciencia como uno de los acompañantes del crecimiento. La paciencia es la suma de varias actitudes que la sustentan, entre ellas pueden ser: consistencia, concreta y coherente

Adecuación de las tareas a la edad. Para ello se sugiere el siguiente cuadro sinóptico:

2-3 años 4-5 años 6-7 años 8-9 años 10-11 años 12-+ años
Organizar  sus juguetes Vestirse sólo Hacer la cama Bañarse sólo Limpiar su habitación Sacar la basura
Comer sólo Asearse sólo Organizar su escritorio Limpiar el suelo Limpiar el jardín Hacer mandados
Tirar desechos a la basura Poner la mesa Preparar su morral Cuidar la mascota Sacar a pasear la mascota Coser un botón
Llevar su ropa Darle de comer a la mascota Barrer Preparar el desayuno o meriendo Tender la ropa Limpiar la cristalería
Hacer encomiendas Fregar los platos con supervisión Pasar el pañito de limpieza Preparar  comidas sencillas con supervisión Cuidar a un hermanito Bañar a la mascota
Hacer sus tares en un espacio para ello. Organizar los útiles y materiales para las tareas Organizar el orden de realización de las tareas Prepara con tiempo los deberes y estudios Gestionar por sí mismo su proceso de estudio Asumir autonomía en sus estudios

Recomendaciones.

Tiempo:

  1. Horario regular
  2. Desayuno completo
  3. Comer cuando toca
Alimentación:

  1. Dieta balanceada
  2. Desayuno completo
  3. Beber agua.
  4. Lonchera escolar saludable
Higiene:

  1. Lavarse los dientes
  2. Lavarse las manos antes de comer
  3. El uso del pañuelo y taparse la boca al toser
  4. El baño
Recreación:

  1. Leer cada día
  2. Limitar las pantallas
  3. Jugar
  4. No al sedentarismo
Ambiente:

  1. Ser ordenado y cuidadoso con las cosas
  2. El respeto a los demás
  3. El respeto por el medio ambiente.
  4. Expresar lo que siente, gestionar las emociones y trabajar la tolerancia a la frustración
  5. Fomentar el sentido de humor
  6. Seguridad vial
Estudio:

1.     Paciencia, constancia y firmeza, en la adquisición de hábitos de trabajo y de estudio.

2.     Desarrollar buenos hábitos de estudio ayudándolos a elegir donde, cuándo y cómo estudiar y alentándoles a utilizar diariamente el horario y método elegido.
contar con un lugar de estudio tranquilo, cómodo, bien iluminado, sin distracciones (radio, televisión, juguetes, etcétera) y bien equipado con una mesa o escritorio, una silla y los útiles de trabajo.

3.     Hora de Estudio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s